top of page
IMG_0097.jpeg

About Us


La tradición neomaniquea:

La tradición neomaniquea tiene sus orígenes en la antigua fe del maniqueísmo, que surgió durante el siglo III d.C. Arraigado en las enseñanzas del profeta Mani, el maniqueísmo buscó sintetizar diversas influencias religiosas y filosóficas en un marco espiritual cohesivo. Hoy en día, el neomaniqueísmo representa un esfuerzo por resucitar y reinterpretar estas antiguas enseñanzas, adaptándolas a la sociedad contemporánea y preservando al mismo tiempo sus principios fundamentales.

 

Principios espirituales


Cosmología dualista:

En el centro de la creencia neomaniquea se encuentra el concepto de cosmología dualista, paralela al eterno conflicto entre la luz y la oscuridad. Los neomaniqueos comprenden el universo como un campo de batalla entre las fuerzas divinas de la luz y las fuerzas opuestas de la oscuridad, con cada alma individual preparada para tomar decisiones que impactan el equilibrio general.

 

Chispas Divinas y Redención:

El neomaniqueísmo postula que cada ser humano posee una chispa divina, proveniente del reino divino supremo. Esta esencia divina yace atrapada dentro de un cuerpo físico, ligada al mundo material. La redención de estas chispas divinas se facilita mediante la adquisición de gnosis o conocimiento, lo que permite a los individuos trascender las limitaciones del reino material y reconectarse con su verdadera naturaleza divina.

 

Vida ética:

El neomaniqueísmo pone gran énfasis en llevar una vida virtuosa y ética. Se anima a los practicantes a cultivar la compasión, la bondad y una relación respetuosa con todos los seres vivos. Al adherirse a prácticas éticas y vivir en armonía con la luz divina, los individuos contribuyen a la restauración del equilibrio dentro del universo.

Conclusión:

La restauración de una iglesia neomaniquea implica recuperar y reinterpretar la sabiduría antigua, ofreciendo a los buscadores de la verdad un camino espiritual alternativo. Al abrazar su cosmología dualista, reconocer las chispas divinas internas y adherirse a una vida ética, los practicantes se esfuerzan por restaurar el equilibrio y la armonía en un mundo a menudo plagado de oscuridad y sufrimiento. El proceso de restauración requiere la construcción de prácticas rituales, la construcción de una comunidad de apoyo y la participación en actividades de extensión social, lo que subraya la relevancia y el impacto potencial del neomaniqueísmo en la era moderna. A través de esta restauración, la iglesia neomaniquea puede servir como un faro de luz y sabiduría, inspirando a las personas a despertar su esencia divina y contribuir al mejoramiento del mundo.

NUESTRA VISIÓN

Para traer a todos los hijos pródigos de regreso al Padre de las Luces Celestiales. Nuestro objetivo es difundir el mensaje que despierta a uno a su verdadera identidad, que es un niño del Reino de la Luz.

QUE HACEMOS

Somos una iglesia universal, que sigue los pasos de nuestros antiguos maestros, permitimos el sincretismo siempre que encaje dentro del mensaje incorruptible develado a través de las enseñanzas del Salvador.

NUESTRA COMUNIDAD

Somos una comunidad todo inclusiva, nadie se aleja del compañerismo. No importa quién seas, el Padre no hace distinción entre sus hijos. Porque en nosotros está su imagen; el misterio divino de la Multiplicidad en la Unidad.

ENCUENTRA TU FE

El Salvador descendió del reino de la Luz para despertarnos a nuestro verdadero yo. Pablo habla de la idea de crucificar el viejo yo (ego) diariamente. Porque ya no soy yo quien vive, sino que es la naturaleza divina o naturaleza crística que está dentro de todos nosotros. El Reino de Dios debe experimentarse ahora, porque si lo buscáramos en los cielos, entonces los pájaros nos precederían. Si miramos hacia las profundidades de los océanos; Entonces los peces nos precederán. El Reino de Dios está dentro de nosotros y fuera de nosotros.  

bottom of page